Skip to content

Location successfully changed to Español

Síguenos

Noticias Se abre en una nueva ventana Donar
Return to mob menu

Busca por palabra clave

ClientEarth

10 de noviembre 2023

Fauna silvestre y hábitats

El Reglamento de Restauración de la Naturaleza está más cerca de hacerse realidad, pero con carencias

Las intensas negociaciones en el trílogo concluyeron tarde el 9 de noviembre

El jueves por la noche, las intensas negociaciones entre el Parlamento Europeo, la Comisión y el Consejo llegaron a su fin en el esperado Reglamento de Restauración de la Naturaleza, dando como resultado un acuerdo político entre las tres instituciones.

Si bien nos complace ver que todos los ecosistemas originalmente cubiertos por el reglamento están incluidos en el acuerdo, los artículos se han diluido en comparación con la propuesta original de la Comisión y la posición del Consejo. Es decepcionante ver las numerosas exepciones incluidas y la flexibilidad excesiva con respecto a las obligaciones para los Estados miembros.

A continuación, presentamos nuestra reacción inicial a los principales puntos del acuerdo:

  • El alcance de la restauración terrestre no se ha limitado exclusivamente a los espacios de Natura 2000, pero se han agregado carencias significativas que pueden disminuir la superficie total a restaurar.
  • El requisito de prevenir el deterioro ha sido socavado severamente, dificultando su implementación.
  • Afortunadamente, se incluyeron requisitos concretos para aumentar la naturaleza en tierras de cultivo, así como para restaurar turberas en este acuerdo, pero la reintroducción del artículo viene con un alto coste, con concesiones significativas, como la introducción de la posibilidad de pausar la implementación de la legislación, también conocida como 'freno de emergencia'.

Se informó de que las negociaciones del trílogo fueron realmente desafiantes, ya que el Consejo y la Comisión trabajaron para encontrar puntos en común con la posición significativamente más débil del Parlamento.

El Reglamento, inicialmente diseñado para implementar medidas destinadas a restaurar un mínimo del 20% de la naturaleza de la UE en tierra, ríos y mares para 2030, se convirtió inesperadamente en el blanco de una agresiva campaña de desinformación y miedo liderada por el grupo PPE de Manfred Weber, con el objetivo de evitar que este reglamento vea la luz. Como resultado, numerosos objetivos se diluyeron cuando se adoptó la posición del Parlamento. Se hicieron muchas concesiones para acomodar a todas las partes involucradas, con la expectativa de obtener apoyo incluso de las facciones más conservadoras.

La llamada para un Reglamento de Restauración de la Naturaleza, recibió un apoyo sin precedentes de más de un millón de ciudadanos, empresas, científicos y muchas otras partes interesadas [1].

El acuerdo alcanzado debe ser respaldado ahora por los Estados miembros, así como someterse a una votación crucial por parte del Comité de Medio Ambiente del Parlamento Europeo, a finales de año, donde grupos conservadores podrían intentar, una vez más, boicotear el reglamento.

Si la propuesta discurre con éxito en los distintos apartados, se someterá a una votación final de aprobación, durante la votación plenaria del Parlamento prevista para diciembre de 2023.

Ahora instamos a los Estados miembros y al Parlamento Europeo a aprobar este acuerdo del trílogo y no retrasar el trabajo de restauración tan necesario que ayudará a la UE a combatir la crisis climática y de biodiversidad.

Sofie Ruysschaert, responsable de políticas de restauración de la naturaleza de Birdlife Europe: "Nos complace constatar que los negociadores no han defraudado por completo a los ciudadanos europeos. La inclusión de objetivos de restauración para tierras de cultivo y turberas drenadas nos ofrece una modesta oportunidad para un futuro más prometedor, ya que nuestra capacidad para obtener alimentos y agua limpia depende de la salud y la biodiversidad de estos ecosistemas. Sin embargo, la auténtica prueba está en si este reglamento abordará de manera efectiva las impactantes consecuencias de la crisis climática y de biodiversidad. Y eso solo se verá cuando los Estados miembros implementan el reglamento de manera adecuada."

Ioannis Agapakis, abogado de Conservación de la Naturaleza en ClientEarth: "Finalmente tenemos un reglamento sumamente necesario que, en teoría, obligaría a la UE a emprender acciones concretas para restaurar su naturaleza deteriorada. Sin embargo, los negociadores han debilitado el reglamento hasta el punto de que corre el riesgo de carecer de efectividad en la práctica y de ser propenso al abuso. Las numerosas exepciones y la falta de garantías legales han establecido un precedente muy preocupante para la elaboración de leyes en la UE, en lugar de consolidar a la UE a la vanguardia de la conservación de la biodiversidad. No reconocer nuestra dependencia vital de la naturaleza, dejará a los europeos expuestos a los impactos desastrosos de las crisis climáticas y de biodiversidad."

Sergiy Moroz, responsable de Política de Agua y Biodiversidad de la Oficina Europea de Medio Ambiente: "A pesar de las importantes concesiones realizadas a los opositores del Reglamento de Restauración de la Naturaleza, el acuerdo provisional incluye varios aspectos positivos, tales como objetivos para revertir el declive de los polinizadores o restaurar ríos de flujo libre. Es imperativo que el reglamento sea formalmente adoptado ahora por los co-legisladores antes de las elecciones de la UE en 2024, y que su implementación comience sin demora para permitir que la UE también cumpla con sus compromisos globales en materia de clima y biodiversidad."

Sabien Leemans, responsable de políticas de biodiversidad de la Oficina Europea de Políticas de WWF: "Si bien este acuerdo es más ambicioso que la débil posición del Parlamento, todavía está lejos de lo que la ciencia nos dice que es necesario para abordar las emergencias climáticas y de biodiversidad. Sin embargo, dada la feroz oposición al reglamento, estamos aliviados de que se haya alcanzado un acuerdo. Sin esto, la credibilidad internacional de la UE habría sufrido gravemente. Ahora hay esperanza de que la UE haga esfuerzos concertados para devolver la naturaleza, en aras de la biodiversidad, las personas y nuestro clima; es la mejor oportunidad que tenemos."

FIN 

[1] El Reglamento de Restauración de la Naturaleza ha recibido respaldo de los Estados miembros de la UE, la industria de energía eólica y solar, científicos, la comunidad agrícola progresista, cazadores europeos, instituciones financieras, alcaldes europeos, un número creciente de empresas y asociaciones empresariales, así como jóvenes europeos. Se han recopilado casi 1,200,000 firmas y mensajes a favor de un Reglamento de Restauración de la Naturaleza ambicioso a través de diversas campañas, lanzadas por la coalición #RestoreNature (incluyendo a Avaaz), WeMove, entre otros.

[2] Para obtener más información sobre el Reglamento de Restauración de la Naturaleza, visita https://www.restorenature.eu.