La naturaleza está en peligro

El cambio climático, el uso intensivo del suelo, la industria y la contaminación suponen una enorme presión para el planeta. Los hábitats y las poblaciones de animales disminuyen a un ritmo alarmante en todo el mundo. El declive continuo no es solo un problema en sí mismo, proteger y restaurar la naturaleza es vital para hacer frente a la crisis climática.

La naturaleza se puede recuperar si todos nos comprometemos a llevar a cabo los cambios necesarios. Si logramos entenderlas y cumplirlas, las leyes pueden proteger la fauna silvestre vulnerable y los hábitats únicos. Nuestros expertos en derecho trabajan para que esto se haga realidad.

Qué hacemos

Usamos las leyes de protección de la naturaleza para desafiar a los gobiernos, evitar la caza ilegal y proteger los bosques y áreas silvestres que la naturaleza necesita para prosperar.

En el Mediterráneo, trabajamos para proteger especies como el cachalote, el delfín mular y la foca monje. Proteger estas especies no solo tiene efectos positivos en las poblaciones de mamíferos marinos, sino también en otros ecosistemas y especies acuáticas y marinas.

En Portugal, estamos recurriendo en tribunales la construcción de un nuevo aeropuerto que amenaza un humedal de gran importancia y, con él, el hábitat de unas 200 000 aves migratorias de Europa.

Noticias

No se encontró nada